DCT BIM

UNA nUEVA FORMA DE CONSTRUIR

Innovación en cada detalle: Expertos en BIM, líderes en soluciones

¿Qué es BIM?

Es posible que ya hayas oído hablar de BIM,

pero ¿qué es BIM?

BIM es una auténtica revolución que, en poco tiempo, ha cambiado los métodos de trabajo. Mientras que las aplicaciones CAD imitan el proceso tradicional de “lápiz y papel” creado en dos dimensiones a partir de elementos simples como: líneas, marcos, textos, etc.,

Las aplicaciones BIM imitan el proceso de construcción real. La metodología BIM va más allá del 3D. Es un método multidimensional que incluye todo el ciclo de vida de un edificio. Es una metodología de trabajo colaborativo para diseñadores, constructores y otros actores involucrados en un proceso constructivo.

BIM se perfila como el nuevo estándar de construcción a nivel mundial, muchos países ya han adaptado o están adaptando la tecnología BIM en la obra pública.

Pero, ¿En qué consiste el éxito de la metodología BIM?

La metodología BIM trabaja con modelos constructivos, con el objetivo de centralizar toda la información en un solo modelo. No es sólo un concepto visual del edificio. Su representación se basa en datos, no solo en geometría. Siempre hay una conexión permanente entre ese modelo y la base de datos. Si algo cambia aquí, en el diseño del modelo, los elementos afectados se actualizan automáticamente, así como todos los dibujos y planos que se generaron con ella.

Como resultado se obtiene un ahorro de tiempo y una optimización de todo el proceso. Esto se refleja en un mayor potencial y rentabilidad del proyecto.

El diseño comienza con un edificio virtual inicial que simula el proceso real, utilizando elementos inteligentes: paredes, ventanas y techos, con la posibilidad de utilizar bibliotecas proporcionadas por los fabricantes de productos, que contengan las características físicas y técnicas de sus productos y costos. Sobre esta construcción virtual, puede obtener cálculos precisos sobre estructuras, instalaciones, presupuestos y, muy importante, su desempeño en eficiencia energética.

Errores resultantes de la carga manual de datos convertirse en algo del pasado. BIM permite realizar todo tipo de simulación, detección de colisiones y conflictos.

Hasta ahora, cuando se detectaba un fallo en el Diseño, el proceso necesitaba ser detenido y reiniciado. Con BIM ya no es necesario; el modelo es corregido en su momento por el responsable, minimizando cualquier contratiempo. El procedimiento se materializa en proyectos de mayor calidad, más competitivo, redactado en menos tiempo y con menos coste.

Durante la fase de construcción, la metodología BIM permite, entre otras cosas, planificar virtualmente las obras de construcción en tres dimensiones en función de la secuencia de ejecución, y monitorear las respuestas de los actores interesados; para comprobar el modelo tridimensional en dispositivos electrónicos: ordenadores de mesa, laptops, tablets, smartphones etc., en lugar de los tradicionales planos bidimensionales; incorporar la información correspondiente al edificio a medida que se construye.

Gracias a la implementación de la metodología BIM en las fases anteriores, información entregada al cliente o consultor, permite una mejor gestión de las instalaciones y espacios, aumentar la sostenibilidad y la eficiencia en el mantenimiento de un edificio. Todo esto permitirá extender el ciclo de vida del edificio y el retorno del capital invertido.

Como hemos visto, el uso de BIM se está extendiendo a nivel mundial, no solo por los nuevos requisitos reglamentarios para la adjudicación de proyectos de construcción, sino también porque es una ventaja competitiva para todas las empresas: reduce costos y tiempos, aumentando la eficiencia, el ahorro y la transparencia; prevé una construcción virtual del modelo imitando el proceso real; mejora los flujos de trabajo; elimina la incertidumbre y los errores; y, sobre todo, aumenta la rentabilidad del proyecto.

En resumen, las ventajas de utilizar BIM son:

  • Mejora la gestión de de datos e información compleja de los proyectos.
  • Facilita la comunicación entre las partes, optimizando los flujos de trabajo.
  • Permite prever y solucionar problemas constructivos de manera anticipada.
  • Optimiza costos y tiempos en obra.
  • Permite simular medidas de seguridad y mejora la prevención de riesgos.
  • Facilita el uso de materiales constructivos prefabricados.
  • Permite desarrollar obras más eficientes y sustentables.